domingo, 17 de abril de 2011

DOMINGO DE RAMOS

ASÍ HEMOS CELEBRADO EL DOMINGO DE RAMOS CON LOS PADRES DOMINICOS


Cuando se acercaban a Jerusalén y llegaron a Betfagé, en el monte de los Olivos, envió a dos discípulos diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente, encontraréis enseguida una borrica atada con su pollino, los desatáis y me los traéis. Si alguien os dice algo, contestadle que el Señor los necesita y los devolverá pronto».

Esto ocurrió para que se cumpliese lo dicho por medio del profeta: «Decid a la hija de Sión: “Mira a tu rey, que viene a ti, humilde, montado en una borrica, en un pollino, hijo de acémila”».


Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos y Jesús se montó. La multitud alfombró el camino con sus mantos; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada.


Y la gente que iba delante y detrás gritaba: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!».


Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad se sobresaltó preguntando: «¿Quién es este?». La multitud contestaba: «Es el profeta Jesús, de Nazaret de Galilea».


Hoy también nosotros tenemos una oportunidad para proclamar a Jesús como el centro de nuestras vidas. Debemos parecernos a la gente de Jerusalén que se entusiasmó por seguir a Jesús. Hoy podemos decir a Jesús que nosotros también queremos seguirlo, que queremos que sea el centro nuestra vida y de nuestra familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada